viernes, 4 de diciembre de 2009

Descargando y descartando


20 comentarios:

Pedro Porsucasa dijo...

Vale, Mel.
Bendigamos el pirateo. Cojonudo. Tiremos piedras sobre nuestro propio tejado.
(Soy autor de cómics, pero no puedo decir mi nombre para evitar linchamientos)

MEL dijo...

La viñeta no va de eso

Pedro Porsucasa dijo...

Yo soy de los que creen que de alguna manera hay que meterle mano al pirateo. No a cualquier precio, desde luego. Pero si cada vez que se intenta tomar alguna medida al respecto, una turba de internautas enfurecidos se pone en pie de guerra, y encima les hacemos caso, no vamos a solucionar el problema en la vida.
No conozco todos los detalles de la ley que quería poner en marcha la ministra, pero dudo mucho de que la mayoría de los que han montado el pipote la conozcan tampoco.
Y desde luego, cerrar una web de pirateo no equivale a censura. Decir tal cosa me parece una absoluta frivolidad.

Anónimo dijo...

Creo que la viñeta de Mel hace incapié en el destino de ese anteproyecto de ley, que tan solo unas horas después de hacerse público va a terminar en por convertirse en papel reciclado. Pero al margen de esto, deberías leerte la ley para poder opinar al respecto, no va en contra de las páginas de piratería, si no contra páginas que no incumplen la ley, sólo comparten información de otras páginas, enlazan con otras páginas!

Anónimo dijo...

Hacerlo sin orden judicial vulnera el Estado de Derecho y lo convierte en la Gestapo.

pericoporsucasa dijo...

Pedro no te enteras de nada, verdad?

Pedro Porsucasa dijo...

Perico: me entero de todo perfectamente. Por ejemplo, me entero que el anonimato en internet incita a mucha gente a caer en el insulto.
Ya sé, decirme "no te enteras de nada" no es un insulto, pero se le acerca bastante.
Así que no voy a continuar la discusión porque no quiero entrar en ese juego.
Adios.

Pedro Porsucasa dijo...

Y por cierto, Perico, podrías se más original a la hora de elegir un seudónimo.

Anónimo dijo...

es bien sencillo, si alguien detecta algo ilegal en la red lo denuncia ante el juez y punto

al igual que si ves algo ilegal en tu vida diaria, lo denuncias y punto

Adoyma dijo...

Bueno, yo estoy en contra del pirateo, pero tambien estoy en contra de la ley!!!
Por enlazar contras paginas se incumple una ley??? Y a la vista esta, y sino tiempo al tiempo, que aqui lo que se esta poniendo por debajo para colarnoslo, es el pago, nuevamente, de un canon, nuevamente, por ver paginas!!!!
Es decir no les es suficiente con la conexión a internet a precios carisimos, sino ademas nos van a aplicar mas tarifas por ver paginas!!!.
A todo esto y con todos mis respetos lo de la SGAE no tiene nombre!!!
Cordial saludo. Adoyma.

David dijo...

Para Pedro porsucasa,

yo tambien estoy en contra del pirateo, que asaltar barcos y secuestrar/matar a sus ocupantes esta muy mal.

En cambio no estoy en contra de compartir cultura. Voy a conciertos, me compro las pelis que me gustan... Pero mi dinero no es infinito, y por ley eso no deberia ser impedimento para que pueda acceder a la cultura.

Otra cosa es que si te estuviera robando. Es decir, cogiera una de tus canciones/dibujos/fotos/libros/pelis, lo publicara por mis santos huevos y me dedicara a lucrarme con eso. Y para evitar ese ultimo supuesto es para lo que nacio el copyright.

Por cierto, que cuando era adolescente tenia cientos de cintas y cds que habia copiado de amigos o grabado de la radio. Tenia cintas vhs copiadas de amigos tambien. En aquel entonces estaba ejerciendo mi derecho de libre acceso a la cultura y copia privada. Ahora, si copio un par de mp3 de un amigo, estoy pirateando. En fin, cosas veredes amigo Sancho.

soyleyenda dijo...

Yo estoy totalmente en contra de las páginas que cobran por ofrecer contenidos de terceros y al final ni los autores ni los editores ven un duro de eso... pero no nos equivoquemos, esas páginas NO son las que comparten enlaces, esas páginas son Megaupload, Megavideo, Rapidshare... etc.

Pero no hace falta sacar nuevas leyes para eso, tan sólo aplicando las que ya hay se podría acabar con el cachondeo que hay en Internet... pero claro, es más fácil meterse con quien comparte enlaces y no tiene un duro para pagar abogados (porque no cobra si no que distribuye gratuitamente)

soyleyenda dijo...

Pedro, sin ánimo de ofender, si te creas una página donde das opción a que la gente adquiera una versión digital de tus obras te apuesto lo que quieras a que mañana es un rotundo éxito.

pepapoder dijo...

gran viñeta, sí señor!!!

Baronesa Roja dijo...

Yo me compro los discos de mis grupos favoritos y cuando puedo voy al cine, eso si, con estos precios tengo que ser muy selectiva.Y conciertos todos los años voy a alguno, y para mi son un presupuesto importante. Lo que no puede ser es que un disco cueste lo que cuesta e ir al cine sea un lujo. Sobre todo porque el que es "mileurista" es un afortunado

Angel dijo...

cojonuda la tira Mel ;)

Saludos

Joseba dijo...

Antes que nada saludos Mel y genial la viñeta :)

Y sobre mi opinión valga decir que soy dibujante, uno que intenta empezar y ganarse la vida con esto así que se podría pensar que estoy a favor de la ley por aquello de que el pirateo mata la industria... pues no, creo que la ley no trata de beneficiar al autor sino sólo a cuatro que no tienen ganas de adaptar su negocio a los nuevos tiempos, algo que ha sucedido desde que al primer homínido se le ocurrió hacer fuego. Los tiempos cambian y es adaptarse o morir. Con la ley fascista de la señora Sinde sólo se pretende a base de dar palos y collejas impedir el acceso a la cultura. Yo vivo en democracia y si la ley dice que descargarse música y pelis es legal lo haré y punto. Un político, un gobierno por si mismo no puede ir en contra de la ley. Si ZP y su partido considera que las descargas deben ser ilegales que tenga los santos bemoles de presentar una Ley en el congreso que así lo diga y ya veremos lo que dicen el pueblo y las urnas cuando toque. Pero que no vaya en plan Franco por la vida, digo que está mal y te lo prohíbo y punto en boca,... eso se acabó hace 30 años.

En cuanto a los artistas y la industria en vez de lamentarnos y llorar por los tiempos que ya fueron y no volverán a ser, más provechoso sería estudiar y darle a la neurona sobre cómo aprovechar internet en nuestro beneficio, cómo ofrecer un producto que motive a la compra, dar un valor añadido.

Siento a ver soltado la biblia en verso ^^u

Un saludo¡¡¡

Un lector de tebeos dijo...

Pues como lector de tebeos he de decir que desde que puedo leer ciertos cómics en un formato, digamos que, "menos físico", compro mucho más cómic del que sí es papel. Y bastante más, no solo un triste porcentaje, si no fácilmente el doble o incluso el triple algunos meses. Dudo que haya algún mes que me gaste menos de 100 euros (que con mi mierda de sueldo ya tiene cojones) en cómic, cuando antes apenas seguía unas dos o tres series en tomos.

Cosas como el cómic europeo y español (Peter Pan, Estela, Sambre, Valerian, El Cazador de Rayos, Trolls de Troy, Ken Games, Sigfried, Sky Doll, Los Reyes Elfos, Aldebarán, Comanche, Los Naufragos del Tiempo, La Parejita -por mencionar a un compañero de Mel en el Jueves-, Arrugas, etc) o del cómic americano (Sandman, Fábulas, Bone, Planetary, V de Vendetta, The Authority, Conan la Leyenda, Promethea, Hellboy, 100 Balas, Y el Último Hombre, Usagi Yojimbo, etc), que por los prejuicios que tenía como otaku radical, de no ser porque los pude leer antes, jamás hubiese comprado.

Y no solo eso, si no que gracias a picarme a mi, yo estoy enganchando a muchos amigos y haciendo que se abran a más géneros otros lectores encasillados como lo fuí yo.

Si de algo estoy seguro en lo que respecta a esto, es que el lector de cómic que se lee un cómic descargado de la red, si le gusta se lo acaba comprando. Y el que no lo hace, de todas formas tampoco lo hubiese comprado aunque no lo hubiese leido previamente. Así que lágrimas, las justas.

Y ya no mencionemos a SGAE y similares, porque esas ya son para mear y no echar gota, pretendiendo incluso que se tenga que pagar por el prestamo de las bibliotecas. Hasta esos puntos llega la avaricia de estos "corsarios", porque estos si que tienen patente de corso para hacer lo que les salga del mismo, sin problemas en pisar a quien se les ponga por delante, tengas razones, o no.

Angel dijo...

Totalmente de acuerdo con lo expuesto por Joseba y Un lector de tebeos.

Estrafalarius dijo...

A ver, cuatro cosas para quienes dicen que estar en contra de la ley es estar a favor de los piratas.

Primero: eso es demagogia: "conmigo o contra mí". Se puede estar en contra de una mala ley sin estar a favor de lo que la ley persigue.

Segundo: La ley no sólo persigue a los piratas, sino que criminaliza a quien enlaza a contenidos piratas.

El otro día leí una analogía muy buena: imagina que un tío en la calle te pregunta "¿Donde están los del top manta?" y tú le dices "Ahí, a la vuelta de la esquina."

Esta ley te convierte a ti en culpable, no sólo al del top manta o al comprador, sino también a ti por decir dónde están los contenidos.

Tercero: El origen de la ley es que los jueces, en sus sentencias contra este tipo de sitios, estaban absolviendo a sus responsables porque consideraban que enlazar a contenidos no es ilegal (de nuevo la analogía del top manta: los jueces piensan que el que dice dónde está el top manta no está incumpliendo la ley).

Es decir, como los jueces no dictan las sentencias que me convienen, redacto una nueva ley a mi medida. Eso es de una muy dudosa democracia.

Cuarto (y lo más importante de todo): Cerrar espacios sin una orden judicial vulnera el estado de derecho.

El ejecutivo está para hacer cumplir las leyes llevando a los sospechosos ante el judicial y, después, haciendo que se acaten las sentencias.

Que el ejecutivo pueda actuar contra los sospechosos sin control judicial es saltarse uno de los tres poderes del estado, y eso es antidemocrático.

Por todo esto, se puede estar en contra de la piratería y además en contra de esta ley.

Oponerse a esta ley no es ser un internauta rabioso que cree que todo en Internet es gratis.

Oponerse a esta ley es tratar de que el estado actúe contra los culpables sin menoscabo de las garantías democráticas que nos deberían amparar en un estado de derecho.